Escocia, además de poseer encantadoras ciudades como Edimburgo o Glasgow, se ha convertido en los últimos años en uno de los destinos favoritos para la práctica de deportes acuáticos y deportes en la naturaleza, por muchos europeos, amantes de las actividades al aire libre y del senderismo, ya que posee paisajes y parques naturales de gran belleza y con múltiples posibilidades para hacer turismo activo y de aventuras en Escocia.

esc1 Turismo activo en Escocia: lugares ideales para practicar deportes acúaticos

Los deportes más atractivos que se pueden llevar a cabo en los parajes escoceses están íntimamente conectados con el medio acuático, por su amplia oferta, ya que dispone de lugares adecuados para su desarrollo. Escocia es uno de los mejores lugares para la práctica del kayak marítimo, ya que su litoral resulta idóneo por sus impresionantes acantilados, playas y extrañas formaciones geológicas. Remar al lado de estas caprichosas rocas se convertirá en una experiencia inolvidable, siendo algunos de los puntos de su litoral que no nos podemos perder Arran, Arisaig y las Hébridas Occidentales, todos ellos parajes sobrecogedores. Escocia también posee varios ríos donde practicar la canoa; y la vela también es un gran deporte acuático que se puede practicar en sus costas. Otros lugares ideales para la práctica de estos deportes son las Islas de Mull e Islay, así como la Isla de Santa Kilda, declarada además Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Por si fuera poco, todos estos encantadores rincones se hallan a pocos kilómetros de Edimburgo o Glasgow, que merecen, sin lugar a dudas, nuestra visita. La capital, Edimburgo, es una ciudad mágica, colmada de edificios y monumentos imponentes como el Castillo de Edimburgo. Y Glasgow se define como la ciudad más animada de Escocia, con una vida nocturna muy animada y con edificios con mucho encanto, la mayoría de ellos victorianos.

Los vuelos a Escocia pueden ser muy económicos siempre y cuando reservemos con aerolíneas de bajo coste, claro que otra opción para ahorrar es volar hasta Londres y desde allí, otro avión hasta Edimburgo. En cuanto al alojamiento, tanto Glasgow como Edimburgo posee un amplio abanico de ellos, siendo el hostal juvenil y el albergue algunas de las formas de dormir más baratas, aunque también hay hoteles que ofrecen paquetes especiales muy asequibles.